PIEZA DEL MES

Junio 2021

Gramófono

Desde el Centro de Interpretación Escuelas Viajeras os presentamos la Pieza del Mes, en esta ocasión un gramófono marca Columbia, núm. 202, dispositivo que se muestra en la Sala 3 del espacio expositivo. Esta pieza conecta directamente con el Servicio de Música de las Misiones Pedagógicas, del que indagaremos más en este post. ¡Acompáñanos!

El gramófono de maleta Columbia se remonta a los años 30 del pasado siglo, momento en el que fuera fabricado en Gran Bretaña por la discográfica portadora del mismo nombre. Columbia Gramophone Company comenzó a comercializar gramófonos en el año 1901. Es a partir del año 1925 cuando la compañía dio un salto en la calidad de reproducción del sonido empleando un nuevo sistema, el “Viva-Tonal”. El modelo de nuestra exposición reproduce discos de pizarra a 78 revoluciones por minuto.

La música y su comentario, mediante fichas específicas, formaba parte de todos los programas (niños y adultos) de los servicios de las Misiones Pedagógicas. Algunas de las músicas reproducidas fueron el canto gregoriano, lirica regional, música clásica de Bach, Haendel, Mozart, Beethoven, Schubert…la zarzuela y cantos populares regionales, eran los sonidos más demandados. Algunos maestros se desplazaban a poblaciones próximas, con el gramófono y los discos, para ofrecer sesiones a los vecinos, puesto que muchos desconocían la existencia de la música grabada y se sentían atraídos.

El Patronato de las Misiones Pedagógicas dejó registrada de manera extensa, la actividad llevada a cabo por el Servicio de Música que, a la altura del año 1934, había repartido 66 gramófonos y 2135 discos de pizarra a los maestros y personas de la España rural. De este servicio se menciona que: “La música y su comentario se incluyen siempre en el programa de las actividades para niños y adultos (…). El Patronato debe satisfacer por ahora con esto, ya que así estimula la afición musical y la formación del público de mañana”. Para mejorar el servicio, se crearon unas notas a modo de fichas informativas que acompañarían a la selección de discos, esto último a cargo de Eduardo Martínez Torner. Las fichas fueron responsabilidad del maestro misionero, ensayista, periodista y fundador de la revista Escuelas de España, Pablo Andrés Cobos.

No resultaría una tarea fácil cumplir plenamente con el objetivo del Servicio de Música de las Misiones Pedagógicas, debido a la carencia de conocimientos musicales de los maestros rurales en general. Pablo de A. Cobos comenta que Torner expresó su compromiso a “enseñar a tocar todas las canciones (del Servicio de Música) en doce lecciones. Yo me pongo a su disposición con los dieciséis maestros de mi grupo”. Las músicas seleccionadas fueron el resultado de una deliberación exhaustiva, donde Torner puso a disposición su experiencia en el ámbito folklórico fruto de sus colaboraciones con Menéndez-Pidal en el estudio y análisis de las leyendas y el romancero español (Romancero Viejo).

Uno de los testimonios que se conservan es el de la misión de La Cuesta y el Carrascal (Segovia, 1932), recogido por el Patronato de las Misiones Pedagógicas. Se menciona:

“Toda la música popular les encantaba, más la canción y mucho más lo segoviano de Marazuela. Todo esto removía los posos del alma, renovando las alegrías de la mocedad. Porque después del matrimonio se canta muy poco en las aldeas. Terminada la sesión hubo viejecillos, media docena, que recordaron canciones ya olvidadas, rondallas del Reinado, paloteos y romances. Algunos muchachos cantaban a los otros días alguna de las canciones que llevó Marazuela. Mujeres a quien nadie había oído cantar hace cuarenta años cantaron esa noche con el almirez.”

Sin lugar a duda, el Servicio de Música consiguió acercar la música grabada a los contextos más rurales de la España de los años 30 del siglo pasado, generando ilusión, emoción, el deseo de instruirse de aquellas personas.

Imagenes 1 y 2. Servicio de Música de las Misiones Pedagógicas. Imágenes de la cartelería del Centro de Interpretación Escuelas Viajeras (Navas del Madroño, Cáceres).